AES Gener en Los Ángeles: Comunidades rurales se manifiestan contra proyecto de parques eólicos

Habitantes de 11 comunidades rurales-agrícolas de la comuna de Los Ángeles se han movilizado ante el avance del proyecto «Parque Eólico Mesamávida» liderado por la empresa AES Gener, filial de la transnacional AES Corporation. Acusan, entre otras cosas, una reestructuración del proyecto que nunca les fue comunicada, lo cual permitiría construir aerogeneradoras en las cercanías de sus viviendas.

Un nuevo conflicto socioambiental se desarrolla en la región del Biobío, el cual se encuentra ligado al rubro de la energía eólica a través de la instalación de un proyecto liderado por la empresa AES Gener, filial de AES Corporation, transnacional de capitales estadounidenses dedicada a la generación y distribución de energía eléctrica.

El proceso ocurre concretamente en el sector poniente de la comuna de Los Ángeles, donde las y los habitantes señalan que el proyecto intervendría su territorio, acusando que no fueron informados de esto pese a que las instalaciones se desarrollarían en las cercanías de sus viviendas.

Parque Eólico Cuel, Aela energía | Fotografía: Revista Energía

El Proyecto

En 2014 AES Gener presentó el proyecto Parque Eólico Mesamávida, cuya Declaración de Impacto Ambiental (DIA) fue aprobada por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) del Biobío a fines del mismo año, el cual contemplaba la instalación de poco más de 40 aerogeneradores.

Vilma Mellado, presidenta de la Comunidad El Ciruelo Sur, explicó a RESUMEN que durante 2018 fueron modificadas las dimensiones estructurales del proyecto, presentando la consulta de pertinencia al SEA, donde no se consideró necesario realizar un nuevo estudio de impacto ambiental.

Este hecho contempla la intervención en las comunidades rurales-agrícolas de la comuna de Los Ángeles, quienes no habrían sido comunicadas sobre esto. En este sentido, Mellado señala que «estamos expuestos a tener a menos de 200 metros máquinas aerogeneradoras de 220 metros de dimensión funcionando encima de nuestros hogares».

Fue a mediados de junio de 2020 que de parte de las comunidades se percataron de lo ocurrido, debido al movimiento continuo de camiones, lo cual decantó en una coordinación entre las y los habitantes para rechazar el avance de las instalaciones.

Este proceso ha significado el estudio profundo, indica Mellado, para dimensionar las magnitudes de los parques eólicos que se instalarían. De esta forma, un dato relevante a considerar es que «en un radio de 20 kilómetros tenemos 7 parques: Mesamávida, Cuel, San Francisco, Buenos Aires, Alena, Don Álvaro, San Matías».

De estos, algunos aún cuentan con el proceso de tramitación ambiental. Tal es el caso del Parque Eólico Don Álvaro, ingresado a mediados de 2021 «considerando una inversión de US$154 millones y una potencia de 114 MW», instalándose 19 aerogeneradores.

Desde las comunidades denuncian la nula participación vinculante, política que sería sostenida por AES Gener constantemente y en el resto de los proyectos presentados, considerando la expansión que ha tenido en Chile durante los últimos años y que continúa proyectando.

 

Movimiento en resistencia y auge de la protesta

Las intenciones de intervención de la filial transnacional no han pasado desapercibidas por las población. Por el contrario, se han establecido redes de contacto y organización que se materializan en diversas expresiones de protesta.

Una de estas ocurrió el pasado jueves 18 de marzo, donde habitantes de las comunidades de Millantú, Las Quilas, Las Trancas, El Ciruelo, La Victoria de Candelaria, El Sauce, Santa Eufina, Las Violetas, El Roble de Candelaria, Las Quintas y Los Robles asistieron a una reunión donde se encontraba un representante de AES Gener.

En la instancia, ocurrida en Las Trancas, protestaron y emplazaron al representante debido a que «no van a permitir que sigan vulnerando las zonas rurales-agrícolas ni saturen nuestros campos», señaló Vilma Mellado.

 

Progresivamente, también se ha emplazado a las autoridades institucionales locales a tomar postura. Pese a esto, el alcalde aún no ha respondido a las exigencias de las comunidades. Asimismo, recién la semana pasada el Diputado Manuel Monsalve (PS) asistió al lugar para escuchar la problemática de las y los habitantes, quien ya en septiembre de 2020 se encontraba informado de la situación, solicitando un oficio a la ministra del Medio Ambiente Carolina Schmidt Zaldívar.

En este sentido, el énfasis, indican desde las comunidades, está dirigido al empoderamiento y la unión de la población ante la presencia de un proyecto de intervención donde no fueron consideradas las personas que habitan el territorio.

Fotografías de la protesta realizada el pasado miércoles:

Fuente: Resumen

Comparte: