La guerra de las leyes: Sbap y Sernafor

La Ley 21.600 que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas y el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (Ley SBAP) entro recientemente en vigencia el 6 de septiembre de 2023, fecha en que fue publicada en el Diario Oficial. Actualmente se tramita en el Congreso el Proyecto de Ley que crea el Servicio Nacional Forestal o CONAF pública.  Este proyecto de ley entro al Congreso en 2017, su tramitación se detuvo en 2019 y se reanudo el 2023, después de la aprobación del SBAP.

Chile Sustentable estima que es muy relevante que el país pueda contar a la brevedad con una CONAF pública que tenga mayores atribuciones para la conservación y manejo de los bosques nativos y el control de los incendios forestales. Por su naturaleza de organismo privado, CONAF posee restricciones presupuestarias y procedimientos administrativos específicos y distintos a los del sector público. También tiene imposibilidad de presentar proyectos de ley en materias de su competencia, de modificar la normativa vigente de bosque nativo para por ejemplo proteger ecosistemas desprotegidos. Asimismo, la creación de una CONAF publica permitirá implementar la Ley de Cambio Climático y la Ley SBAP.

Durante la actual tramitación del Proyecto de Ley Sernafor en el Senado, han surgido posiciones preocupantes desde el sector forestal y de algunos senadores, que intentan otorgarle mayores atribuciones al Sernafor quitándoselas a la Ley SBAP, bajo la excusa que existe superposición de funciones entre ambas normas.

La Ley SBAP fue modificada durante su trámite en la Comisión de Agricultura de la Cámara para precisamente evitar dicha superposición, mediante acuerdos y coordinación de funciones con otros servicios y convenios de encomendamiento de fiscalización. En el tema forestal, el SBAP en sus Arts. 31 y 33, tiene la facultad de elaborar los planes de manejo de ecosistemas amenazados y planes de restauración ecológica para áreas degradadas. En el caso que dichos planes contemplen acciones recaídas en recursos naturales renovables regulados por la Ley sobre Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal, la Ley SBAP señala que el Servicio de Biodiversidad deberá trabajar conjuntamente con el servicio público sectorial competente, a fin de asegurar una adecuada coordinación tanto en la elaboración como en la implementación y fiscalización del plan. Con esto, la Ley SBAP dejo cerrada la posibilidad de que pueda ocurrir superposición de funciones con otros servicios y superposición en la fiscalización de leyes sectoriales apostando por un modelo de coordinación entre servicios públicos.

Sin embargo, CONAF ingresó una indicación al proyecto de Ley Sernafor, para incorporar el requerimiento de un informe previo de la CONAF cuando el SBAP requiera declarar áreas degradadas; elaborar planes de manejo para la conservación de ecosistemas amenazados; y la elaboración de planes de restauración ecológica. Este informe no sería vinculante, sin embargo, existen voces para que este informe si sea vinculante con la intención de otorgar al Sernafor capacidad de veto a las decisiones del SBAP.  Estimamos que dicho informe vinculante, dificultará la gestión de conservación del SBAP al dejarlo dependiente de otro servicio y de paso aumentando innecesariamente la burocracia.

Más todavía, un senador ingresó otra indicación para modificar el texto del Proyecto de Ley Sernafor, que señala que los instrumentos de conservación de la biodiversidad establecidos en el Titulo III de la Ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, deberán contar con la aprobación del servicio forestal, cuando estén involucradas nuevas regulaciones a los bosques y demás formaciones vegetacionales del país. El Titulo III abarca 29 artículos y es el corazón de la Ley SBAP, pues contiene todos los instrumentos que tiene la ley para conservar la biodiversidad. Si se aprobara esta indicación, dejaría supeditados todos los instrumentos de conservación del SBAP del Título III al Sernafor y por ende inhabilitaría completamente a la Ley SBAP de poder funcionar al hacerla dependiente del Sernafor.

Chile Sustentable seguirá haciendo seguimiento e informando sobre la tramitación del Proyecto de Ley Sernafor y esperamos que dicha tramitación se efectúe en un ambiente de respeto, cooperación y coordinación con otras leyes. Es importante recalcar que la promulgación de la Ley de Biodiversidad tardó 9 años en completarse, es un importante logro ciudadano y es un hito en la conservación de la biodiversidad nacional. Es, asimismo, una ley vital para la conservación de los bosques de Chile y para la implementación de la Ley de Cambio Climático mediante soluciones basadas en la naturaleza. La Ley SBAP necesita ser apoyada en su implementación y no debilitada y anulada por otra ley.

 

Comparte: